APLICACIONES

¿Cómo se Produce?

El Negro de Humo es carbono químicamente puro

Se produce en reactores especiales mediante la descomposición térmica de un aceite utilizado como materia prima.

Las altas temperaturas imperantes en el reactor provocan la ruptura de las moléculas del aceite en sus dos componentes básicos: carbono e hidrógeno. En esta etapa se controlan los flujos de las variables aire, aceite y gas natural, así como también las temperaturas y el tiempo de reacción.

El Negro de Humo así obtenido, conjuntamente con los gases de combustión, avanza a la etapa de filtrado, donde el negro de humo es separado de los gases, que luego se queman en la chimenea, resultando principalmente vapor de agua y gas carbónico.

El Negro de Humo en forma de polvo se transporta a la etapa de aglomeración, donde las partículas se humedecen, formándose pequeños esferoides que pasan al secador para eliminar el exceso de agua, e impartirle condiciones finales del producto. Seguidamente se envía a los silos de almacenaje, desde donde se alimentan los sistemas de ensacado y llenado a granel. Todo el proceso, desde la recepción de la materia prima hasta el despacho del producto terminado, es controlado bajo un riguroso ambiente de Calidad Total, con el cual la empresa mantiene Certificación Internacional bajo Normas ISO 9001 desde 1995. Negroven posee también la Certificación bajo Normas ISO 14001, desde julio de 1998.

El Negro de Humo es carbono químicamente puro, y se produce en reactores especiales

Mediante la descomposición térmica de un aceite utilizado como materia prima. Las altas temperaturas imperantes en el reactor provocan la ruptura de las moléculas del aceite en sus dos componentes básicos: carbono e hidrógeno.
En esta etapa se controlan los flujos de las variables aire, aceite y gas natural, así como también las temperaturas y el tiempo de reacción.

El desempeño de aplicación de un Negro de Humo está determinado por su naturaleza y por el nivel de dispersión alcanzado.

Las propiedades físicas y químicas más importantes son: tamaño de la partícula, área superficial, porosidad, estructura, características químicas de la superficie y forma física.

El tamaño de la partícula ejerce una gran influencia en las propiedades cromáticas. Las partículas de menor tamaño tienen colores más intensos y mayor viscosidad y requieren más energía para la dispersión. El tamaño de la partícula es medido por un microscopio electrónico.

El área superficial es un criterio de control de calidad, siendo una función el tamaño de la partícula y la porosidad del Negro de Humo. Partículas de menor diámetro dan origen a un área superficial mayor. Una mayor área superficial está asociada a una mayor profundidad de color y viscosidad más elevada.

La porosidad es indicada por medio de una comparación del área superficial externa del Negro de Humo. Negros de Humo de color intenso y conductivos tienden a tener un alto grado de porosidad.

La estructura es una medida de fusión tridimensional de partículas de Negro de Humo para formar agregados. Negros de Humo con una alta estructura proporcionan mayor viscosidad, mayor conductividad eléctrica y fácil dispersión.

A escala mundial, los productos de caucho consumen el 90% del Negro de Humo producido, donde es empleado para imprimirle características de refuerzo, resistencia al desgaste, resistencia al rasgado, facilidad de extrusión, entre otras características, constituyendo una parte importante en peso de los productos de caucho.

El 10% restante de la producción mundial de esta versátil materia prima encuentra aplicación en tintas para periódico, tintas para impresoras, tintas para bolígrafos, pinturas, papel carbón, plásticos, empaque para alimentos, delineadores de ojos, así como muchos otros artículos para uso industrial, doméstico e inclusive de cuidado personal y belleza, para los cuales, en muchos casos, se utilizan distintos Negros de Humo especiales para lograr características específicas requeridas por cada artículo.